JUGUETES EN NAVIDAD

 

Llega diciembre y la familia se reúne para seguir una de las tradiciones más importantes del año, celebrar La Navidad. Fiestas especiales donde los niños reciben regalos.

A la hora de adquirirlos es muy importante tener en cuenta que los  juguetes sean seguros . Es recomendable la observación del momento evolutivo e intereses de cada niño a la hora de elegir los juguetes que mejor apoyen sus fantasías y juegos . La edad recomendada en las cajas de cada juguete, es una buena pauta indicativa para escoger los regalos adecuados.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el juguete es un instrumento para jugar. Los niños los manipulan y fantasean con ellos, disfrutando de un rato divertido en el que el juguete se convierte en el apoyo de sus juegos,y además son una herramienta eficaz para estimular el aprendizaje y el desarrollo de aspectos como la comunicación y la creatividad.

Entre los errores más comunes, está el elegir juguetes demasiado complicados o delicados, pensando más en lo que a los padres les gustaría que recibieran sus hijos o en acelerar la adquisición de habilidades y conocimientos, ya que según el tipo de juguete se estimula un tipo de desarrollo distinto:

  • Sensorial: Los juguetes que contienen música, sonidos, colores vivos o texturas diferentes ayudan al niño a conocer el entorno a través de sus sentidos.
  • Motor: Los juegos que requieren coordinación ojo-mano, precisión y motricidad fina o gruesa, con movimientos de salto, gateo o baile ejercitan las habilidades psicomotrices de los niños.
  • Social: Los juegos colectivos, ya sea entre iguales o familiares, implican el desarrollo de estrategias de relación y comunicación, aceptación de normas, respeto de turnos y demás habilidades sociales.
  • Conocimientos: Desde los de mesa hasta los de construcción, este tipo de juegos implica conocimientos que se ejercitan en cada turno o movimiento, como la atención, la memoria, la creatividad, el sentido musical, la lógica…

A modo de orientación, la edad puede ser una referencia;

  • De 0 a 3 años, la evolución del pequeño está marcada por sus habilidades sensoriales, desde seguir con la mirada objetos de color llamativo o tocar y degustar todo lo que puede hasta conquistar el equilibrio. Sin embargo, habrá que estar atento a sus cambios acelerados para no caer en el desfase entre el juguete y la capacidad del niño de divertirse con él.
  • De 3 a 6 años, el niño se interesa por los juguetes que estimulan la destreza, la actividad, el espíritu creador… Todo juguete que favorezca el desarrollo físico, intelectual y social será apropiado.

Hay que recordar que los juguetes no son un sustituto de las relaciones entre padres e hijos, sino un medio o complemento para ellas. El juego entre padres e hijos:

  • Es un sistema natural de aprendizaje de conceptos y actitudes.
  • Refuerza y motiva los logros infantiles.
  • Es una excelente manera de conocer las inquietudes de los hijos, ya que el juego es un vehículo de expresión de emociones y sentimientos para los niños.
  • Es un motor del desarrollo en el que los padres toman el papel de representantes de la cultura y referentes de la determinación psicológica y social.
  • Crea un modelo y una conciencia social que le ayudará a adaptarse al entorno.

¿ Habéis pensado los juguetes que váis a comprar estas Navidades?

¡¡ EL MEJOR JUGUETE PARA TU HIJO ERES TÚ !!

 

Fuentes:

AMEI , Asociación Mundial de Educadores Infantiles

Coordinación Pedagógica

The three kings of orient



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR